FOTOGRAFIA Y PINTURA


MARMOTARROJA

Sus fotos eran lo más hermoso del mundo. En realidad,no eran solo suyas. Eran cosas que nos pasaban todo el tiempo, pero sólo ella sabía verlas. Eso era lo importante. Yo pensaba en el ayer o en el mañana, pero ella pensaba siempre en el ahora. Por eso su presente era tan grande, como un salón de baile, y ella bailaba en él. Y el mío era un oscuro cuarto trastero, en el que no encontraba nunca nada. Cuando veía sus fotos pensaba en todo esto, pero ya era tarde, como tener en la mano un billete de tren, que ya pasó, y al que solo se subió ella. Sergio Álvarez Sánchez

lunes, 22 de marzo de 2010

LA LUNA


M. Muñoz, 2010

  La luna se puede tomar a cucharadas
o como una cápsula cada dos horas.
Es buena como hipnótico y sedante
y también alivia
a los que se han intoxicado de filosofía.

Un pedazo de luna en el bolsillo
es mejor amuleto que la pata de conejo:
sirve para encontrar a quien se ama,
para ser rico sin que lo sepa nadie
y para alejar a los médicos y las clínicas.

Se puede dar de postre a los niños
cuando no se han dormido,
y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos ayudan a bien morir.

Pon una hoja tierna de la luna
debajo de tu almohada
y mirarás lo que quieras ver.

Lleva siempre un frasquito del aire de la luna para cuando te ahogues,
y dale la llave de la luna a los presos y a los desencantados.

Para los condenados a muerte
y para los condenados a vida
no hay mejor estimulante que la luna
en dosis precisas y controladas.


J. Sabines 

7 comentarios:

  1. "Cisne redondo en el río,
    ojo de las catedrales,
    alba fingida en las hojas
    soy..."
    F.G. Lorca

    Otro lindo homenaje a la originalidad. Luna, luz -fría luz- celosía de ramas... y ese escondido punto de misterio. Touchée, marmotarroja. C.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Enhorabuena Marta!!
    Qué afortunada me siento de tener tanto ARTE cerca. ¡¡Qué genialidad esta luna!! Aquí está ese talento tuyo para ver cosas en las que no reparamos los demás. Y que, al igual que eres capaz de ver ahí esa luna, siempre ves otras lunas en la gente que te rodea...
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Si yo supiera escribirte un poema, luna,
    estaríamos ya juntos para siempre:
    tú en mis manos,
    yo en el hueco profundo de tu luz.

    Pero ¡ay!, que Marta se ha adelantado a rendirle el hermoso tributo de su arte a esta loca hermosa, tan hermosa como su fotografía.

    ResponderEliminar
  4. Fotazo tanto por sí misma como por lo que viste en ella.

    Es curioso cómo un satélite puede significar tanto para los que habitamos el planeta alrededor del cual orbita, ¿verdad?

    Y es que localizar la luna en el cielo, ya sea de noche o de día, no dejar de ser algo hermoso y reconfortante, sobre todo -pienso yo- porque no ocurre todos los días...

    Saludos,
    Antonio

    ResponderEliminar
  5. Se me olvidó indicar, y creo que viene a cuento, que precisamente por eso, cuando no encontramos la luna, somos capaces de inventárnosla, igual que hizo Marta cuando creó esta foto.

    ResponderEliminar
  6. "Cuando descubres
    los contornos de lo oscuro,
    hasta la sombra sin nombre
    queda amiga junto al curso
    de tu fulgor familiar.
    .......................
    Para todos
    eres el portento justo,
    colmado de aparición
    dulcísima.
    Plenilunio"
    J. Guillén

    ResponderEliminar