FOTOGRAFIA Y PINTURA


MARMOTARROJA

Sus fotos eran lo más hermoso del mundo. En realidad,no eran solo suyas. Eran cosas que nos pasaban todo el tiempo, pero sólo ella sabía verlas. Eso era lo importante. Yo pensaba en el ayer o en el mañana, pero ella pensaba siempre en el ahora. Por eso su presente era tan grande, como un salón de baile, y ella bailaba en él. Y el mío era un oscuro cuarto trastero, en el que no encontraba nunca nada. Cuando veía sus fotos pensaba en todo esto, pero ya era tarde, como tener en la mano un billete de tren, que ya pasó, y al que solo se subió ella. Sergio Álvarez Sánchez

miércoles, 10 de octubre de 2012

VIENTO



todo es del viento
y el viento es aire siempre de viaje.

Octavio Paz

2 comentarios:

  1. ¡Qué viento a ocho mil kilómetros!
    ¿No ves cómo vuela todo?
    ..............................
    Sí, lo veo.
    Y nada más que lo veo.
    Ese viento está al otro lado, está
    en una tarde distante
    de tierras que no pisé.
    Agitando está unos ramos
    sin dónde,
    está besando unos labios
    sin quién.
    No es ya viento, es el retrato
    de un viento que se murió
    sin que yo le conociera,
    y está enterrado en el ancho
    cementerio de los aires
    viejos, de los aires muertos.

    Sí le veo, sin sentirle.
    Está allí, en el mundo suyo,
    viento de cine, ese viento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Autor del poema anterior: P. Salinas (¡ay esa cabeza, anónimo!)

      Eliminar