FOTOGRAFIA Y PINTURA


MARMOTARROJA

Sus fotos eran lo más hermoso del mundo. En realidad,no eran solo suyas. Eran cosas que nos pasaban todo el tiempo, pero sólo ella sabía verlas. Eso era lo importante. Yo pensaba en el ayer o en el mañana, pero ella pensaba siempre en el ahora. Por eso su presente era tan grande, como un salón de baile, y ella bailaba en él. Y el mío era un oscuro cuarto trastero, en el que no encontraba nunca nada. Cuando veía sus fotos pensaba en todo esto, pero ya era tarde, como tener en la mano un billete de tren, que ya pasó, y al que solo se subió ella. Sergio Álvarez Sánchez

miércoles, 11 de enero de 2012

DEL MAR TAMBIÉN

M. Muñoz, 2012. Óleo sobre tela

Del mar también, ¿Lo sabias tú?,
nos viene a veces ese gran terror de vivir.

Saint John Perse

2 comentarios:

  1. De mirarte tanto y tanto,
    del horizonte a la arena,
    despacio,
    del caracol al celaje,
    brillo a brillo, pasmo a pasmo,
    te he dado nombre: los ojos
    te lo encontraron, mirándote.
    Por las noches,
    soñando que te miraba,
    al abrigo de los párpados
    maduró, sin yo saberlo,
    ese nombre tan redondo
    que hoy me descendió a los labios.
    Y lo dicen asombrados
    de lo tarde que lo dicen.
    ¡Si era fatal el llamártelo!
    ¡Si antes de la voz, ya estaba
    en el silencio tan claro!
    ¡Si tú has sido para mí,
    desde el día
    que mis ojos te estrenaron,
    el Contemplado, el constante
    Contemplado!
    P. Salinas

    ResponderEliminar
  2. Tráeme, mar, y no tardes,
    tráeme en tus ondas
    -manantiales de espuma-
    caracolas.

    ResponderEliminar