FOTOGRAFIA Y PINTURA


MARMOTARROJA

Sus fotos eran lo más hermoso del mundo. En realidad,no eran solo suyas. Eran cosas que nos pasaban todo el tiempo, pero sólo ella sabía verlas. Eso era lo importante. Yo pensaba en el ayer o en el mañana, pero ella pensaba siempre en el ahora. Por eso su presente era tan grande, como un salón de baile, y ella bailaba en él. Y el mío era un oscuro cuarto trastero, en el que no encontraba nunca nada. Cuando veía sus fotos pensaba en todo esto, pero ya era tarde, como tener en la mano un billete de tren, que ya pasó, y al que solo se subió ella. Sergio Álvarez Sánchez

jueves, 22 de agosto de 2013

VUELVO


Marta Muñoz, 2013

EJEMPLO DE HOY

 
Hoy
voy a hablaros de un tema didáctico,
                                                               a saber
la proliferación de las rotondas,
que están en todas partes
llevando a ningún sitio
Vueltas sin cruce y vueltas
en medio de un paisaje sin destino
Y un árbol en su centro, a veces nada
y al fondo el horizonte que no habitas

Mas antes, no hace tanto,
Teníamos los cruces de la infancia
para poder parar y descansar
y decidir camino
(como en aquel poema o aquel cuento)
y luego maldecir o bendecir
la suerte o la derrota que eligieras
en cada encrucijada, pero ahora
ahora ya no hay tiempo
porque pararse cuesta
-la vida es un minuto solamente-
porque es mejor seguir, en esas vueltas
y no alcanzar jamás un centro desolado
de sombras para nadie, de frutos consumidos

A veces una estatua
o arbustos siempre solos, siempre tristes
decoran ese centro para nadie
porque nadie lo mira o lo atraviesa
Rotondas de cemento en las afueras
de todas las ciudades
Parar el coche y mirarlas es siempre
una lección amarga del tiempo, o del espacio
de a dónde te diriges, de dónde coño vienes
cuando viniste a dar, sin previo aviso
a esta rotonda eterna, repetida
en la que sigues dando, uno tras otro,
latidos, que son vueltas, que son días
en esta vida absurda, sin señales

Sergio Álvarez Sánchez

1 comentario:

  1. Magnífico poema!!!, que espero ver pronto publicado en Hazversidades... por pedir que no falte...
    Y la serie de dibujos negros tuyos, Marta, es extraordinaria. No se puede contar más con menos trazos; y no pueden uno sencillos trazos entra más hondo en el espíritu de uno...
    jaimex

    ResponderEliminar