FOTOGRAFIA Y PINTURA


MARMOTARROJA

Sus fotos eran lo más hermoso del mundo. En realidad,no eran solo suyas. Eran cosas que nos pasaban todo el tiempo, pero sólo ella sabía verlas. Eso era lo importante. Yo pensaba en el ayer o en el mañana, pero ella pensaba siempre en el ahora. Por eso su presente era tan grande, como un salón de baile, y ella bailaba en él. Y el mío era un oscuro cuarto trastero, en el que no encontraba nunca nada. Cuando veía sus fotos pensaba en todo esto, pero ya era tarde, como tener en la mano un billete de tren, que ya pasó, y al que solo se subió ella. Sergio Álvarez Sánchez

martes, 18 de marzo de 2014

REHALA

Marta Muñoz  2014, óleo sobre tela

2 comentarios:

  1. Los espejos devuelven el paisaje vacío
    de unos ojos sin nadie donde todo se olvida.

    Y en el aire desnudo de sonrisas y pájaros
    un índice ha borrado los labios del silencio.

    Oh impotencia del gesto, inanidad del canto.

    Oh Belleza, Belleza, yerma heredad perdida.

    C. Clementson

    ResponderEliminar
  2. Acechan indecisos
    la larguísima calle de la vida.

    ResponderEliminar