FOTOGRAFIA Y PINTURA


MARMOTARROJA

Sus fotos eran lo más hermoso del mundo. En realidad,no eran solo suyas. Eran cosas que nos pasaban todo el tiempo, pero sólo ella sabía verlas. Eso era lo importante. Yo pensaba en el ayer o en el mañana, pero ella pensaba siempre en el ahora. Por eso su presente era tan grande, como un salón de baile, y ella bailaba en él. Y el mío era un oscuro cuarto trastero, en el que no encontraba nunca nada. Cuando veía sus fotos pensaba en todo esto, pero ya era tarde, como tener en la mano un billete de tren, que ya pasó, y al que solo se subió ella. Sergio Álvarez Sánchez

sábado, 27 de noviembre de 2010

TIBURONES: EN LOS BARCOS A MOTOR NO HAY MITOLOGÍA DE LA FUERZA

“Es bueno que no tengamos que tratar de matar el sol o la luna o las estrellas. Basta con vivir del mar y matar a nuestros verdaderos hermanos”. E.Hemigway



Mi cámara, unas galletas y un termo de café, la noche completa. Cargar con la cámara en la mochila debe ser lo más parecido a experimentar la emoción de Bastián al encerrarse en el desván con su “historia interminable” y abrirla temeroso de no saber a dónde le va a llevar.


Buscaba aquella noche la imagen del recuerdo que una visita que no hice hace unos diez años dejó en mí. Las descripciones de la Lonja que escuché entonces crearon imágenes fantásticas en mi memoria: peces de formas y colores desconocidos apilados junto a pulpos gigantes en una maraña coloreada de vida recién extraída del mar, aún húmeda y viva. Ésta es la imagen fantástica, como extraída de un fondo marino de Anglada Camarasa, que tenía en mi memoria y buscaba esa noche:


Anglada Camarasa: óleo sobre lienzo

… pero no encontré nada de eso. Mi cámara me llevó aquella noche a la orilla mar, a la pintura verde y naranja de la cubierta de los barcos, a las salas de máquinas, a los camarotes recién desocupados, a las conversaciones sin prisas con los patrones, a la sangre en los anzuelos, a los cubos de plástico repletos de vísceras, al movimiento oscuro en los muelles. Me interesaba retratar el mar: “ – Esta mar da dentera/- Ésta es la mar”.



M. Muñoz, 2010

“Introdujo el cuchillo en la fosa anal y tiró hacia la cabeza. Rajó, arrancó las entrañas y las echó a la mar”


M. Muñoz, 2010

“ – Esta mar da dentera
- Ésta es la mar”


M. Muñoz, 2010

“…que todavía hay mucha faena y se nos va a echar la red de la noche y entonces vas a tener ocasión de cansarte y de querer escaparte… ”.

M. Muñoz, 2010


“… desde la entraña de la nevera, alumbrado por una bombilla envuelta en tela metálica, pegado al bao, guiñó un ojo e hizo una mueca… ”

M. Muñoz, 2010

“Las bocas feroces y dolorosas […] amenazaban desde la muerte”


M. Muñoz, 2010

“Hombres en hilera descargaban el pescado. Cloqueaban las madreñas y las botas de suelo de madera de las pescadoras. Los hombres de la descarga trabajaban descalzos, abierto el compás de las piernas, macizos los pies”

M. Muñoz, 2010

“En los barcos de motor no hay mitología de la fuerza”


M. Muñoz, 2010

“Al que la mar le está estrecha de vivo, de muerto le viene más que ancha”.

M. Muñoz, 2010

“era, en aquellos momentos, uno de los trabajos más duros del mundo”


M. Muñoz, 2010

“El mar son las alubias de la familia, […]. En la mar no se puede andar con blanduras”

M. Muñoz, 2010


“Las redes de arrastre vuelcan el quinto día de la creación del mundo sobre las cubiertas de los barcos pesqueros”

Textos:

Ignacio Aldecoa. Gran Sol

1 comentario:

  1. Algunas fotos impresionantes. Me gusta particularmente la de las dos ventanitas y los hombrecillos apresurándose en direcciones opuestas.

    ResponderEliminar