FOTOGRAFIA Y PINTURA


MARMOTARROJA

Sus fotos eran lo más hermoso del mundo. En realidad,no eran solo suyas. Eran cosas que nos pasaban todo el tiempo, pero sólo ella sabía verlas. Eso era lo importante. Yo pensaba en el ayer o en el mañana, pero ella pensaba siempre en el ahora. Por eso su presente era tan grande, como un salón de baile, y ella bailaba en él. Y el mío era un oscuro cuarto trastero, en el que no encontraba nunca nada. Cuando veía sus fotos pensaba en todo esto, pero ya era tarde, como tener en la mano un billete de tren, que ya pasó, y al que solo se subió ella. Sergio Álvarez Sánchez

jueves, 18 de noviembre de 2010

FIGURA DE OTOÑO

M. Muñoz, 2010. Óleo sobre lienzo 120x70

Otoño de manos de oro.
Ceniza de oro tus manos dejaron caer al camino.
Ya vuelves a andar por los viejos paisajes desiertos.
Ceñido tu cuerpo por todos los vientos de todos los siglos.
 
José Hierro, Otoño
 
GRACIAS, COMENTARISTA ANÓNIMO

2 comentarios:

  1. Otoño. José Hierro

    Otoño de manos de oro.
    Ceniza de oro tus manos dejaron caer al camino.
    Ya vuelves a andar por los viejos paisajes desiertos.
    Ceñido tu cuerpo por todos los vientos de todos los siglos.

    Otoño, de manos de oro:
    con el canto del mar retumbando en tu pecho infinito,
    sin espigas ni espinas que puedan herir la mañana,
    con el alba que moja su cielo en las flores del vino,
    para dar alegría al que sabe que vive
    de nuevo has venido.
    Con el humo y el viento y el canto y la ola temblando,
    en tu gran corazón encendido.

    ResponderEliminar
  2. Ceñido el talle, las manos oferentes,
    late la luz fundida en el volumen.
    Cálida carne, abrazo con el todo.
    Plenitud y esperanza. Hermoso don.

    ResponderEliminar