FOTOGRAFIA Y PINTURA


MARMOTARROJA

Sus fotos eran lo más hermoso del mundo. En realidad,no eran solo suyas. Eran cosas que nos pasaban todo el tiempo, pero sólo ella sabía verlas. Eso era lo importante. Yo pensaba en el ayer o en el mañana, pero ella pensaba siempre en el ahora. Por eso su presente era tan grande, como un salón de baile, y ella bailaba en él. Y el mío era un oscuro cuarto trastero, en el que no encontraba nunca nada. Cuando veía sus fotos pensaba en todo esto, pero ya era tarde, como tener en la mano un billete de tren, que ya pasó, y al que solo se subió ella. Sergio Álvarez Sánchez

domingo, 9 de mayo de 2010

ISTEN SZEK!


M. Muñoz, 2010
... grandes masas grisáceas que estaban desparramadas aquí y allá entre los árboles producían un efecto lóbrego y solemne, que hacía renacer los pensamientos y las siniestras fantasías engendradas por la tarde, mientras que el sol poniente parecía arrojar un extraño consuelo a las fantasmales nubes.
Bram Stoker



M. Muñoz, 2010

5 comentarios:

  1. "Yo comprendí que el cielo es diminuto,
    sólo un reloj de cuco de donde sale el sol"
    J.L. Rey

    Apareció de pronto y era invierno.
    Batió las alas, canturreó feliz
    su letanía de horas. No hubo eco.
    Y el silencio,ultrajado,menospreció su vuelo. C.

    ResponderEliminar
  2. Traduza, por favor, tradúzcanos el título, que no somos políglotas los que nos acercamos a disfrutar del arte de la marmotarroja. Isten Szek!, Ça veut dire quoi? Porfa, porfa, traductio! ¿Árbol, pájaro, sol, agonía, hace tiempo que no sé qué hora es? Bruno.

    ResponderEliminar
  3. Bruno ¿una explicación precisamente a ti, que nunca has necesitado las palabras para comprender?. Aquí la tienes, para que escarbes profundo y la guardes donde tienes tus secretos.


    Diario de Jonathan Harker:

    "Más allá de las verdes e hinchadas lomas de la Tierra Media se levantaban imponentes colinas de bosques que llegaban hasta las elevadas cumbres de los Cárpatos.

    Se levantaban a la izquierda y a la derecha de nosotros, con el sol de la tarde cayendo plenamente sobre ellas y haciendo relucir los gloriosos colores de esta bella cordillera, azul profundo y morado en las sombras de los picos, verde y marrón donde la hierba y las piedras se mezclaban, y una infinita perspectiva de rocas dentadas y puntiagudos riscos, hasta que ellos mismos se perdían en la distancia, donde las cumbres nevadas se alzaban grandiosamente. Aquí y allá parecían descubrirse imponentes grietas en las montañas, a través de las cuales, cuando el sol comenzó a descender, vimos en algunas ocasiones el blanco destello del agua cayendo. Uno de mis compañeros me tocó la mano mientras nos deslizábamos alrededor de la base de una colina y señaló la elevada cima de una montaña cubierta de nieve, que parecía, a medida que avanzábamos en nuestra serpenteante carretera, estar frente a nosotros.

    -¡Mire! ¡Ilsten szek! "¡El trono de Dios!" -me dijo, y se persignó nuevamente"

    ResponderEliminar
  4. "¡Ya estaban aquí! Claro. Eran ellas. Las musarañas, insectos, animalillos, ángeles. Algo tenía que ser. Si no, no cabía que, sin presencia de alguien, se cambiara tan hondamente el contorno."
    J.A. Muñoz Rojas

    ¿Pájaro, ratón ciego, ratón araña, ángel?
    Anda y no des más vueltas. Descansa. C.

    ResponderEliminar
  5. -¡Mire! ¡Ilsten szek! "¡El trono de Dios!" -me dijo, y se persignó nuevamente".Es lo que dice en la novela Drácul de bram stoker.

    ResponderEliminar